Lifting | Rejuvenecimiento Facial

El envejecimiento de la cara es un hecho inevitable. Con el correr de los años la piel de las mejillas y el cuello se afina y pierde su tensión y elasticidad. Aparecen las arrugas periorbitrales (patas de gallo), se profundizan los surcos y se forman bolsas grasas en el área perimandibular.

¿Qué debe sar acerca del Lifting Facial?

La flaccidez tanto de la piel como de los tejidos profundos determina la perdida de la proyección del área malar y de la definición de la mandíbula y de su ángulo con el cuello. Existen factores hereditarios, hábitos personales, el cigarrillo, la exposición solar, etc. que pueden contribuir al envejecimiento. La cirugía popularmente llamada LIFTING FACIAL (ritidoplastia facial o cervicofacial) tiene como objetivo elevar los tejidos descendidos de la cara con la consecuente corrección de los surcos y reposición de la adiposidad hacia su situación original recomponiendo la proyección malar, definiendo la mandíbula y mejorando el cuello. La piel acompaña este ascenso de los tejidos profundos mejorando los surcos y arrugas.

¿Quién es candidato?

Como en toda cirugía estética la buena salud y la expectativa realista son requisitos básicos. Se deben comprender las limitaciones de la ritidoplastia teniendo en cuenta que no existe una cirugía ideal. El envejecimiento no se puede detener, ni tampoco volver atrás con la edad, pero si se puede mejorar el aspecto facial dando una apariencia de mas juventud. Por tal motivo la edad del paciente no es crucial, sino que lo importante es determinar el objetivo de la cirugía, que debe ser discutida con su cirujano.

Cirugía del Lifting Facial

La operación puede ser realizada bajo anestesia local y sedación o general, dependiendo del tipo de lifting y de los deseos del paciente, hecho que será discutido en la consulta. Las incisiones se ubican dentro del área pilosa temporal o por delante de la implantación dependiendo de la amplitud de la frente, luego circunda la oreja y al lóbulo auricular, pasa por el surco retroauricular y nuevamente entra en área pilosa occipital. A partir de esta incisión cutánea se libera la piel de las mejilla y cuello, se eleva y reposiciona la grasa y estructuras musculares que son tensadas. En algunos casos que requieren el tratamiento del cuello se realiza una incisión adicional debajo del mentón. Las heridas son suturadas y se coloca un vendaje en la cabeza que se retira a las 48 hs.

Postoperatorio

Los puntos de sutura se retiran entre los 5 y 12 días. La cara suele presentar edema y probables pequeños hematomas que decrecen dentro de las dos semanas del postoperatorio. El paciente puede reintegrarse a su actividad cotidiana luego de una o dos semanas dependiendo de la magnitud de la cirugía. Las complicaciones aunque muy infrecuentes pueden ser: hematoma, infección, alteración de la motilidad facial, cicatrices visibles o hipertróficas.

 

Soluciones Quirúrgicas

La decisión de someterse a una cirugía pone a prueba no solo criterios estéticos sino también planteos psicológicos por el cambio de aspecto que estos implican. Antes de tomar una decisión es imprescindible que te informes correctamente, desterrando así prejuicios y mitos; para eso te ofrecemos asesoramiento en nuestra clínica avalados por profesionales idóneos y te daran a conocer las ventajas y limitaciones que estos procedimientos conllevan.